domingo, 6 de noviembre de 2011

Halloween Criollo





El viernes fui a una cuasi-fiesta de Halloween. Digo "cuasi" porque  Halloween fue hace días y aquí en Venezuela solo se celebra por moda pitiyankista. En lo personal me gusta tener una oportunidad para usar cosas locas. 
A esta fiesta no pude usar nada loco porque me enteré del evento pocos días antes y anduve ocupada. Yo tengo un disfraz que compré hace unos años en Party City que nunca he usado guardado para estos casos de emergencia, pero por lo elaborado y bonito del disfraz lo quiero reservar para una fiesta que todos se disfracen bien y a esta fiesta no tenía idea si la gente se iba a esforzar en los disfraces o no, así que decidí ir vestida normal. 

Para mi sorpresa cuando llegue al lugar vi que la gente realmente se esforzó en los disfraces y el mio hubiera cuadrado perfectamente en ese ambiente. 

La fiesta era de la Promoción XXXV de Odontología, nada más por eso debí haber asumido que los disfraces serian elaborados. En Odontología estudian mas mujeres que hombres, y bastantes son bonitas (o por lo menos arregladas), y en la fiesta se veía el propio cliché tipo Mean Girls que las mujeres aprovechan Halloween para salir a la calle  vestidas como strippers y tener la excusa que es un disfraz solo por agregarle orejas de animales al atuendo. Un hombre soltero moría feliz en esa fiesta.  

Aproveche la ocasión para estrenar mi full finger ring que compré en Punto Fijo. Empece a armar mi atuendo en base a ese anillo, cosa que no fue nada fácil, porque no quería lucir muy rockera. 



Ese día en la mañana casualmente pasé por La Senza que esta en descuento y conseguí esa franela,  y el Blazer lo tenia en el olvido, lo compre hace años cuando hice mi confirmación (Jen se acordará), y no lo había usado desde entonces, estamos hablando de aproximadamente 6 años, menos mal que todavía me queda, el problema es que me estaba asando toda la noche del calor. 


Mary si improvisó un disfraz de gata.


y Orlando también se fue vestido normal.


Otra cosa que queria estrenar ese dia eran estas sandalias brillantes. Las compré en mi ultimo viaje al imperio y no había tenido la oportunidad de usarlas (triste lo se, tengo que salir más). 


Son de Charlotte Russe, esa tienda se lleva todo mi amor en el departamento de  zapatos, y me encanta que son muy cómodas para caminar pero para bailar no, obvio. Yo para salir a bailar en tacones tengo la técnica de beber hasta que no me duelan los pies por bailar. Eso de estar quitándose los tacones y bailar descalza en medio de la noche me parece muy ordinario, o cambiarte a unos flats que carges en la cartera. Por eso últimamente opto por beber hasta no sentir dolor en los pies, suena muy alcohólica, pero funciona todo el tiempo.

2 comentarios:

  1. Oh si me acuerdo perfectamente del blazer... lo usaste 1.5 segundos por el caloron que hacia y solo para las fotos xD

    ResponderEliminar
  2. exactamente! en este caso también me estaba asando pero escoguí el fashionismo sobre la comodidad. Opte por amarrarme el cabello y seguir rumbeando XD

    ResponderEliminar